Alberto...simplemente gracias

No hace falta jugar en un equipo grande para ser admirado. Alberto González, portero que milita en Regional Preferente será de por mucho el mejor portero del año y no por ser un buen portero (no lo sé, no tuve el gusto de verle jugar) pero que mejor actuación que salvar una vida. Pues eso es lo que hizo el bueno de Alberto, lejos de las fotos y los periódicos. Faltaban doce minutos para el final del partido, y el Betis San Isidro ganaba por la mínima al filial del Club Deportivo Leganés, dos equipos del grupo segundo de la Regional Preferente madrileña. Entonces, un choque fortuito entre el jugador betico Samu y el pepinero Mario, se saldó con un desenlace que pudo ser fatal. Mario quedó tendido en el suelo de forma inconsciente. Entonces apareció el otro protagonista de esta historia, Alberto González, el portero del Betis San Isidro. Estuvo muy rápido de reflejos al pedir rápidamente una cuchara para evitar que Mario se tragara la lengua mientras yacía en el suelo. Resulta que Alberto es enfermero que trabaja en el hospital madrileño del 12 de octubre. Sus conocimientos sobre primeros auxilios fueron fundamentales para evitar que esta incidencia hubiera acabado en una desgracia. Pocos minutos después llegó el SAMUR y trasladó a Mario al hospital, donde permanece en la unidad de cuidados intensivos y evoluciona favorablemente de una fisura en el cráneo y un coágulo.

1 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Aupa Alberto, los que te conocemos un poco, sabemos lo mucho que disfrutas con tu trabajo de enfermero. Gracias por ese temple y profesionalidad y por tu rápida actuación. Olé a la gente como tú. Un gran abrazo... Chus